Luis "a.k.a Savantdija" Ramos

Luis Ramos a.k.a Savantdija: “La difícil tarea de hacer reír”

Estudioso del tema lleva años haciendo reír a muchas personas que han podido ser partícipes de sus presentaciones de stand-up comedy e inclusive, indirectamente, escuchar sus libretos escritos para otros comediantes de la talla de uno de los triunfadores de Viña 2017 como lo es Juan Pablo López.

Muy responsable de su labor, comenta lo difícil que es poder hacer reír, que requiere un trabajo arduo para conseguir un buen guion que pueda permitir entretener al público y lograr que pase un buen momento dentro del show.

Obsesivo por hacer reír, cree que todo el mundo merece sonreír y por ese motivo, intenta en cualquier lugar sacar carcajadas a quien ve con una cara cansada o triste; una labor que realiza desde el corazón.

¿A qué te dedicabas antes de la comedia?

Yo soy Ingeniero Informático de profesión. Hice clases por más de ocho años. Trabajé en el mundo empresarial haciendo más que cualquier otra cosa, desarrollo de software.

¿Qué te lleva al mundo del stand-up comedy?

De muy chico me gustaba leer y el cine. Dentro del cine hay dos tipos que me llamaban la atención: las películas de artes marciales y las de humor. Inconscientemente consumía mucha comedia: me encantaban. A principio de los años noventa, me enviaron videos con standaperos gringos, que aún no eran conocidos en Chile y me gusto el formato. Gracias a YouTube seguí encontrando vídeos de comediantes famosos y me gustaba mucho, me comencé a obsesionar. Poco antes del 2010, en Santiago, el stand-up comedy comenzó a tomar un poco más de fuerza así que comencé a ir a verlos. Al mismo tiempo, yo tenía un blog y escribía de todo. Empecé a notar que la gente enganchaba más conmigo con escritos alegres. Un día en que fui a ver uno, hicieron un concurso, me atreví y gané. El mismo dueño me pidió que una vez a la semana hiciera una rutina de stand-up comedy, le gustó mucho lo que hice. En lo personal, me encanta hacer reír a la gente, soy un obsesivo con hacer reír a la gente. Siento que todo el mundo se merece una risa y si yo tengo lo necesario para hacerlo, me tiro no más, para intentar conseguirlo. Luego de ver lo que provocaba y lo mucho que me gustaba, decidí dedicarme a esto y dejé mi antiguo trabajo.

 ¿Es difícil hacer humor?

La gente no se imagina lo complicado y lo que uno sufre escribiendo libretos para stand-up. El libreto adquiere vida en el escenario, como un ente con vida crece y va cambiando y tienes que volver a escribir, reinventarlo, porque la gente va respondiendo de diferentes maneras. Hay que hacer una diferencia, el chistoso del asado, del curso, por ejemplo, es un pésimo humorista, porque no es lo mismo tirar una talla que escribir un chiste que en el fondo es una construcción literaria que es diez mil veces más compleja.

¿Los libretos son tuyos o cuentas con un equipo?

Por ahora, los libretos que yo ejecuto cuando hago stand-up, son míos. Es más, en la actualidad estoy dedicado a escribir, yo soy justamente del equipo de escritores de comediantes que son más grandes que yo, yo soy escritor de chistes.

¿Cómo y dónde fue tu primera presentación?

Perdí un poco la cuenta porque paré por cinco años, pero no recuerdo bien. Creo que fue en el año 2010 en un bar como en mayo o junio hasta finales y luego dejé de trabajar en eso y el 2015 volví hacer stand-up.

¿La competencia dentro del rubro es fuerte?

Yo no creo en la competencia, creo en la colaboración. Yo creo que uno no compite con otros comediantes. Lo que sí creo es que existen niveles entre profesionales, pero la distancia entre estos niveles no es larga, es corta si eres estudioso y trabajador. En el círculo en que yo me muevo, nos ayudamos harto entre nosotros. Nos damos la opinión de buena manera, entonces siempre hay una intención de progresar. Pero la competencia es contra uno.

¿Cuál ha sido el trabajo más importante de tu vida?

Ser parte del equipo de Juan Pablo López, quien participó en esta versión recién pasada del Festival de Viña del Mar. Para mí fue muy significativo.

Cuéntame, ¿qué tipos de chistes podrán encontrar las personas en tus presentaciones?

Yo hago un poco de absurdo. Me carga hablar de humor negro porque no creo que exista el humor blanco. El humor tiene algo de negrura porque viene de la tragedia. Creo que siempre hay una mixtura de estilos.

 ¿En qué lugares te estás presentando?

Tengo fecha para el 25 de marzo en la Sala MeT, que está en Valparaíso que le pertenece a León Murillo, ahí estaremos intentando hacer reír al público, junto con Juan Pablo López.

¿Cómo te pueden ubicar las personas que deseen contactarte?

Mi apodo es “Savantdija” y por ese mismo nombre pueden ubicar mi cuenta de Twitter, Instagram y fanpage de Facebook

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *