¿Quién fue Oppenheimer? El controvertido hombre detrás de la bomba atómica

Los nuevos descubrimientos científicos pueden despertar la curiosidad, explicar lo desconocido e incluso mejorar el mundo. Pero, ¿qué ocurre cuando un científico llega a arrepentirse de los conocimientos que ha desatado

Esta es la cuestión central de un filme que narra el proyecto lunar del científico estadounidense Julius Robert Oppenheimer de construir una bomba atómica en un laboratorio ultrasecreto en el desierto de Nuevo México, Estados Unidos, y sus dudas de por vida sobre la era nuclear que inauguró.

¿Se arrepintió realmente el legendario físico de su creación nuclear? La verdad es tan complicada como la ciencia que hay detrás de la bomba. He aquí cómo Oppenheimer creó (y cuestionó) la bomba atómica.

Oppenheimer: de niño prodigio al Proyecto Manhattan

Nacido en Nueva York en 1904, Julius Robert Oppenheimer era hijo de inmigrantes judíos alemanes que se enriquecieron con la importación de textiles. Se licenció con honores en la Universidad de Harvard tras solo tres años, y luego estudió física teórica en la Universidad de Cambridge y en la Universidad de Gotinga (Alemania), donde se doctoró a los 23 años.

El joven físico «Oppie» pronto se codeó con las mayores figuras científicas de su época, y su trabajo académico hizo avanzar la teoría cuántica y predijo todo, desde el neutrón hasta el agujero negro. Además de las ciencias, aprendió sánscrito, estudió religión y se unió a diversas causas progresistas.

Después de que Estados Unidos se uniera a los Aliados en 1941, le pidieron que participara en el proyecto secreto Manhattan, cuyo objetivo era desarrollar un arma atómica. Mientras se esforzaba por averiguar qué tendría que ocurrir para desencadenar y mantener el tipo de reacción en cadena de neutrones necesaria para crear una explosión nuclear, los superiores de Oppenheimer quedaron impresionados por sus amplios conocimientos, su ambición y su capacidad para trabajar con otros científicos e inspirarlos. 

En 1942, el Ejército de Estados Unidos lo llamó para que dirigiera el laboratorio secreto donde se probaría la bomba.

El trabajo de Oppenheimer en Los Álamos y la prueba Trinity

Mientras los oficiales del Ejército buscaban lugares apropiados para ese laboratorio, Oppenheimer, que amaba el suroeste americano y poseía un rancho en Nuevo México, sugirió el emplazamiento de Los Alamos Ranch School, un colegio privado para chicos cerca de Santa Fe. Pronto supervisó a cientos, luego miles, de trabajadores en lo que se conoció como el Laboratorio de Los Álamos.

Oppenheimer no se limitó a reunir a un grupo de las mentes científicas más brillantes de su época: las inspiró, las animó, las organizó y las empujó a actuar. «Estaba intelectual e incluso físicamente presente en cada paso decisivo», recordaría más tarde el físico Victor Weisskopf. 

Esa presencia dio lugar a «una atmósfera única de entusiasmo y desafío» y a una reacción en cadena de descubrimientos científicos que dieron lugar a la primera arma nuclear del mundo.

El 16 de julio de 1945, Oppenheimer y otros científicos se reunieron en el campo de pruebas de Trinity, al sur de Los Álamos, para el primer intento de explosión nuclear del mundo. Fue un momento tenso: los científicos sabían que la bomba que habían apodado Gadget marcaría el futuro del mundo.

los-alamos-lab

Los técnicos trabajan en el Laboratorio de Los Álamos, en Nuevo México. El ejército estadounidense encargó a Oppenheimer la creación del laboratorio en 1942. Con el nombre en clave de «Proyecto Y», esta remota instalación reunió a las mentes más brillantes de la física teórica con un único objetivo: crear una bomba atómica.

FOTOGRAFÍA DE CORBIS HISTORICAL GETTY IMAGES

Pero también creían que podría poner fin a la Segunda Guerra Mundial. Aunque el enfrentamiento en Europa había terminado, los oficiales estadounidenses temían que la fase más sangrienta de la guerra estuviera aún por delante: los asaltos contra el propio Japón. La esperanza era que la nación pudiera obligar a Japón a rendirse amenazando con utilizar la nueva arma.

Realizada en secreto, la prueba funcionó. Como el científico contó más tarde en una entrevista de 1965, el momento le recordó una frase del Bhagavad Gita hindú: «Vishnu está intentando persuadir al príncipe de que debe cumplir con su deber y, para impresionarlo, adopta su forma de brazos múltiples y dice: ‘Ahora me he convertido en la muerte, la destructora de mundos’. Supongo que todos pensamos eso, de un modo u otro».

El bombardeo de Japón y las secuelas morales

El 6 y el 9 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki dos de las bombas que Oppenheimer había ayudado a desarrollar. Se cree que un mínimo de 110 000 personas murieron en las explosiones, que arrasaron ambas ciudades a una escala de devastación nunca vista antes ni después.

Oppenheimer había formado parte del comité científico que recomendó al Departamento de Guerra desplegar la bomba lo antes posible contra Japón. Todavía se debate si el gobierno escuchó las peticiones de los científicos para que la bomba se lanzara solo contra objetivos militares, o si incluso se probó públicamente de antemano en un intento de forzar la rendición de Japón.

La noche del bombardeo de Hiroshima, Oppenheimer fue aclamado por una multitud de colegas científicos en Los Álamos, y declaró que lo único que lamentaba era que la bomba no se hubiera terminado a tiempo para utilizarla contra Alemania.

Pero aunque estaban emocionados por su logro, los científicos estaban horrorizados por la pérdida de vidas civiles en el ataque, y les preocupaba que el futuro de las armas fomentara futuras guerras en lugar de disuadirlas. 

Unas semanas después del bombardeo, Oppenheimer escribió una carta al Secretario de Guerra advirtiéndole de que «la seguridad de esta nación… no puede basarse totalmente ni principalmente en sus proezas científicas o técnicas. Solo puede basarse en hacer imposibles futuras guerras».

Pero también defendió el Proyecto Manhattan y la bomba que se le había encargado construir, argumentando que había sido necesario para comprender plenamente las posibilidades de la ciencia nuclear.

La oposición a la bomba de hidrógeno

No obstante, Oppenheimer pasó gran parte de su vida después de la guerra presionando a favor de la disuasión nuclear, oponiéndose abiertamente a los intentos de Estados Unidos de desarrollar una bomba de hidrógeno más potente después de que la Unión Soviética avanzara con su propia bomba. 

En su lugar, decía el físico, Estados Unidos debería considerar el uso de armas nucleares solo tácticamente y buscar otros usos de la tecnología nuclear, como la generación de energía.

Esto le generó enemigos políticos y lo puso en el punto de mira del Terror Rojo, una era política estadounidense de histeria anticomunista durante la Guerra Fría.

En 1954, la Comisión de Energía Atómica revocó su autorización de seguridad en una vista en la que se investigaban sus supuestas simpatías comunistas. La medida no se revocó hasta 2022, después de que funcionarios del gobierno revisaran el caso de Oppenheimer y descubrieran que la investigación había sido defectuosa e ilegal.

«No encaja en las categorías fáciles de pro-nuclear, anti-nuclear o algo así», dijo el historiador Alex Wellerstein a PBS NewsHour. «Es una figura delicada».

Oppenheimer nunca volvió al servicio del gobierno, en su lugar fundó la Academia Mundial de las Artes y las Ciencias y dio conferencias sobre ciencia y ética hasta su muerte en 1967. Aunque había contribuido a crear el arma «necesaria» que puso fin a una guerra, destruyó dos ciudades enteras e inauguró una peligrosa nueva era, presionó contra la proliferación nuclear durante el resto de su vida.

«En algún sentido crudo que ninguna vulgaridad, ningún humor, ninguna exageración puede extinguir», comentó en 1950, «los físicos han conocido el pecado, y este es un conocimiento que no pueden perder».

Compartir: